Lesión completa ligamento cruzado anterior

Publicado por:

La rotura del ligamento cruzado anterior (LCA) representa el 50% de las lesiones ligamentosas de rodilla, produciéndose el 75% durante las actividades deportivas. Se presenta con mayor frecuencia en gente joven cuyas edades fluctúan entre los 16 y 40 años. Las mujeres tienen una mayor propensión a lesionarse el LCA, debido a que presentan mayor laxitud articular y una pelvis más ancha que condiciona una mayor rotación externa de la tibia.

El LCA es un elemento muy importante en la estabilidad de la rodilla, por lo que si se lesiona, la rodilla se presentará inestable.

¿Cómo se lesiona el LCA?

Existen varios mecanismo de lesión del LCA, como por ejemplo, un cambio brusco de dirección de la rodilla al desacelerar bruscamente, al caer y apoyar mal la pierna después de un salto, al rotar el cuerpo mientras el pie queda “pegado” en el suelo.

¿Cuáles son los síntomas?

El sujeto referirá mucho dolor y que sintió un ruido o chasquido al interior de la articulación, aumento de volumen (inflamación), inestabilidad de la rodilla, dificultad para apoyar la extremidad lesionada y limitación para moverla.

¿En qué deportes se produce con mayor frecuencia?

Lo más frecuente es que se rompa al hacer deportes de contacto (fútbol o rugby), especialmente cuando hay algún golpe directo sobre la rodilla o cuando esta se somete a un estrés excesivo que abre la articulación del lado de adentro. También puede romperse sin que recibas un golpe, con un simple giro (pivoteo, corte o cambio de dirección, como en el esquí alpino) con el pie anclado al piso o al saltar y caer mal (basquetbol-voleibol, por ejemplo).

¿En qué consiste el tratamiento?

La decisión sobre el tratamiento quirúrgico o conservador depende de diferentes variables, como por ejemplo la edad del sujeto, el tipo de actividad deportiva que el paciente quiera seguir realizando, el grado de inestabilidad de la rodilla. Si el sujeto desea volver a realizar actividad física o deportiva, el tratamiento es quirúrgico, ya que se debe reconstruir el ligamento. Sin cirugía estos pacientes son incapaces de volver a su actividad deportiva debido a la inestabilidad de su rodilla. Si el sujeto es de edad avanzada y no realiza actividad deportiva, muchas veces se opta por el tratamiento conservador (sin cirugía).

El éxito en el tratamiento y la vuelta a la actividad deportiva en las mejores condiciones posibles dependen en gran medida del proceso de rehabilitación, el cual varía entre los 5 a 12 meses, dependiendo de la actividad deportiva a la cual el sujeto desee retornar.

 

 

 

 

0

Añadir un comentario